martes, 17 de julio de 2007

Una história verdadera




Amables lectores:
El siguiente post va dedicado a Mari y a Lili, mis queridas a migas de la prepa. (Soy mujer, soy cursi) Desafortunadamente y por razones que desconozco este año recordé sus respectivos cumpleaños demasiado tarde, por eso y para revivir aquellos tiempos les dedico las siguientes líneas:


Hace ya tres años que me gradué de la prepa y aún sigo añorando los lunes de ceremonias y el uniforme que nunca pasaba de moda. Si que las extraño amigas mías. Y es que el ir a la misma escuela y con los mismos compañeros durante quince años no es cualquier cosa. A mi me gustaba ir a la escuela a ver a mis amigas, a contarles lo que me pasaba y reunirnos en las palapas o tiradas en el piso de la cafetería hablando de trivialidades, comiendo paletas de hielo de dos pesos o papas del “luchas”.Planeamos, como si fuera lo más importante en nuestras vidas, nuestra ceremonia de graduación. No será lo más importante, por supuesto, pero fue lo último que hicimos todas juntas.

Un día de tantos en los que nos reuniríamos para platicar en torno al gran evento, me prestaron la moto, por primera vez iba a llevar mi motoneta a la escuela. Quién lo hubiera imaginado!
Ese día salimos temprano de la escuela porque ya habían terminado las clases, íbamos tan sólo a los ensayos de la ceremonia de graduación. Mi amiga Pao acababa de pelear con su novio y para consolarla y presumir un poco, por qué no, la invité a dar un paseo en la moto. Apenas si nos alcanzó el gusto para salir de la escuela. Antes de llegar a la esquina nos estampamos contra un carro y ella salió volando. Todo pasó muy rápido, recuerdo que vi a un “loma bestia” cerrarme el paso al querer rebasarlo. Estábamos en el suelo con la motoneta deshecha y cara de no saber que hacer. Afortunadamente no íbamos tan rápido como para que nos pasara algo grave, las rodillas raspadas de mi amiga y unos cuantos raspones en mis brazos y piernas, nada que no se remediara con curitas y pomada. El caso es que no pasaron ni cinco minutos para que todas las ambulancias del mundo llegaran a asistirnos pues varios amigos alcanzaron a ver el accidente y se les ocurrió llamar hasta a los bomberos que con todo y pipa llegaron a asistirnos. Qué escándalo, en pleno boulevard cinco de mayo, el uniforme de la escuela y con todos nuestros cuates alrededor. Lo bueno fue que a Pao se le olvidó el novio. Lo malo: mi amiga tenía planeado usar un vestido corto, mis padres me dieron la regañiza de mi vida y me quede sin moto.

Al final de cuentas en ese momento vernos era lo más importante, reír era lo más importante.


PD. Pao sigue con su novio, ahora su esposo y van a tener gemelas en menos de dos semanas (felicidades).
PD.2 Feliz cumple Mari
PD. 3 Feliz cumple Lili
PD. Las quiero Qüijas

5 comentarios:

helena dijo...

Esas cosas, esos recuerdos que atesoramos como lo que son, verdaderas joyas, hacen que la vida valga la pena, solo basta una miradita al pasado para darnos cuenta de lo que fuimos de lo que vivimos, de lo que ahora somos, y de lo que ya no podremos ser...
tu disculpa tanta miel jeje hoy estoy un poco nostalgica, bueno post, hasta yo me rei de imaginar la escena y recordar mis aventuras.
saludos

lanobil, dijo...

No sólo no me importa que me enlaces, para mi es un honor que alguien que desborda vida como tu me tenga en cosideración. Felicidades a Mari, a Lili y a ti. Un saludo.

beno dijo...

no todas las mujeres son cursis...
por qué yo no sabía que tenías moto?
yo quiero una
una vez estuve en una ambulancia y no me acuerdo qué pasó...
chale

Mathy dijo...

las famosisimas qüijas jaja como olvidarlas! sandy ubico a tus amigas por teicu,y son de las bolitas que me gustaban porque si se les notaba la union,es una maravilla eso de los amigos de la prepa,tarde mucho en dejar de extrañar el cenhch.
saluditos y nos vemos en el collhi ^^

Leo Ávila dijo...

El otro día, a propósito de mi cuate que "partió", me puse a revissar fotos de la prepa and stuff, y terminé haciendo una selección de las fotukis de mi family and me que más me gustan. Te las muestro luego.
Te quiero.

NYCCQISP