martes, 23 de octubre de 2007

Mientras tanto...

Pues sí, ya estoy de regreso pero déjenme les cuento amables y comprensibles lectores, después de disfrutar tanto del caribe y su calor, llego y me encuentro con este clima de la… que no hizo más que provocarme una infección horrible en la garganta. Hoy ya me siento un poco mejor; ayer estuve tirada en mi cama todo el día, con mucho frío, fiebre y mareos (¿mareos?), mi cuerpo totalmente sin fuerzas, como dispuesto a testar. Ya tenía muchísimo tiempo que no me enfermaba así de cañón y la neta no se lo deseo a nadie. Sé que sabrán disculparme por haberme retrasado en el post, mientras, los dejo con algo que escribí un día antes de enfermar:



De repente me rodeaba el paraíso. Con mi amigo Ché a un lado, no alcanzaban mis ojos a mirar más que la luz reflejada en el azul pacífico del río. A veces boca arriba, contemplando el cielo, las hojas de la selva refrescaban mi latir. Otras, sumergida en la transparencia del agua, apenas recordando la niñez, observaba de cerca los peces y la vida que se detenía a gritarme su paz.
Quién más sino el silencio, en ese instante podría acompañar la placidez de mis suaves movimientos, de la calma de mi aire, quién más sino el silencio puede hoy evocarme la leve imagen del azul entre mis dedos.
Después de este encuentro de mariposas y senotes, de tortugas árboles y veredas, del mar y los peces. Después de los ríos y la selva, después de llenarme de paz me fui buscando el caos…
Eso era, las mañanas húmedas y calurosas, nuevas caras, pláticas envolventes y noches interminables de frenesí en la ciudad blanca. ¿Qué más se puede pedir? Vino, amigos, música, literatura…

3 comentarios:

Don Mike dijo...

POS QUE SE MEJORE ASTE.y LA NETA SI....QUE MAS SE PUEDE PEDIR.


SALUDOS CORDIALES

Mielina dijo...

Yo pido más fotos. La primera es muy buena.

¡Recupérate pronto!

Ritch * dijo...

Ya noté que estás de regreso.
Y tu salú, ya regreso??
:)