viernes, 7 de diciembre de 2007

De mentiras, sueños y otras cosas inciertas



A este personaje le gusta que le mientan como contarle un cuento o como disculparse porque no se acordaron de su cumpleaños. Le gusta que los hombres eviten incomodarla con sus desamorosas verdades. Y sueña, porque también le gusta soñar, que es verdad que el chico de a lado la mira como si el resplandor de la virgen la abrazara y no pudiera, él, pronunciar palabras de tan grande impresión. A ella le gusta creer en pequeñas cosas, le gusta pensar, por ejemplo, que la torta de tamal se vuelve increíblemente nada en su panza y en su lonjita de un costado, y nada los chocolates en sus caderas. Y que nadie, también le gusta pensar eso, que nadie ha notado lo triste de su estar gracias a una película cursi que la hizo soñar que, el hombre de su vida, el que si es de verdad porque lo ha visto caminando y ha escuchado sus palabras o estrechado su mano en un saludo, sí, porque soñó que ese hombre la miraba a los ojos y tembloroso tomaba su mano o abría la boca para decirle lo que ella se venía repitiendo cada vez que cerraba los ojos si aquél se encontraba cerca.

A mi personaje le gustan las mentiras piadosas y agradece cuando un buen amigo le dice de vez en cuando que ella es la más linda del mundo pero que es su amiga. Le gusta pensar que la luna siempre si la sigue a ella porque no ha seguido nunca a nadie más. Y le gusta ir despacio por la calle mirando a los hombres sin que ellos se percaten e ir imaginando que los envenena a todos y que al mismo tiempo voltean, la miran y la aman los muy envenenados.

Y de vez en cuando, pero muy de vez en cuando y muy secretamente, le gusta pensar que trabaja de noche, que vende sus besos y disfruta cada billete ganado por prestar lo que tiene en medio de las piernas, que ilumina a los hombres con sus mentiras porque nadie, ninguno, resistiría que ella les dijera la verdad…

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Con cuánto gusto ganaria el tiempo platicando con tu personaje, an vivo de tan irral; con cuanto gusto escucharía que ha salido de noche para encontrar a no sabe quién quién sabe dónde...Que pecaron de las esquisiteses de alimentar el cuerpo de pan y de caricias, que esos alimentos dejaron algunos pesares y algunos pesos en monedas, en gramos y en caricias....

Anónimo dijo...

hola, soy yo, tu personaje, tal cual me describes me veo, me siento y me pienso, mi nombre..no importa, inventalo, reinventame

Leo Ávila dijo...

ayyy... los tan envenenados!!
A mi personaje le gusta quedarse a contemplar el firmamento con ojos de penetración, para que los que lo vean ahí piensen en los nombres de las estrellas que no conocen, pero él sí, o en la forma correcta de agrupar las estrellas en las que sólo pueden ver un caos celeste, pero él descifra toda la mitología de las grandes culturas ancestrales.
Y a mi personaje le gustas tú.

frxphkze

Baltazar Sietesoles dijo...

Yo conosco un vago ke deambula por la vida enamorado, bailando con los arbotanttes, imaginando ke su luz es la de un salón lujoso. Marca el compás con su boca agria, y susurra el nombre por el cual empezó a beber.
..."I once fell in love with you, just 'cuz de sky turns from green into blue"...

Maur dijo...

Mi personaje no sabe vivir.

Mielina dijo...

Yo no tengo personaje, o por lo menos no de ese estilo. Chale.

Me dejó pensando...

Saludos.

Ritch *.!! dijo...

Mentira o sueño?? No lo sé. Lo cierto es que estuvo muy acogedor :)