viernes, 22 de junio de 2007

La casualidad más grande de mi vida



Cuando niña siempre quise cantar, ser famosa, tener fans, subir a un escenario. ¿Cuántos niños no sueñan con eso? Al fin y después de no sé cuantas canciones memorizadas, doña Maye decidió integrarme a un coro. Cantar, cantar, ya no hacía otra cosa, ya no podía pensar en otra cosa; resultado: bajas calificaciones y el fin de mi carrera como cantante famosa o bueno, eso pensé.
Toda la vida está llena de música. Toda la vida está llena de casualidades, de hecho podríamos decir que la vida está hecha de casualidades. Casualmente decidí estudiar letras y no diseño, casualmente mis intentos de ser cantante hasta entonces no habían tenido éxito, en mi primer cuatrimestre tuve como compañero al señor Bikini, también por casualidad. En fin, la música siempre fue una constante en mi vida y gracias a todas las casualidades, que algunos saben ya de memoria y otros tendrán que imaginar, hoy tengo una banda. Dioné, no es la más famosa del mundo, no tenemos un futuro excelente y prometedor pero casualmente a Pool, a los Ponchitos, al Bikini y a mí nos gusta juntarnos a componer y tocar y tocar todo lo que podemos cuando podemos. La libertad que representa la música y sobre todo un escenario es muy parecida a las alas abiertas. A mi me gusta volar, a ellos también.

Es sólo que el pasado día del “padre”, en mi familia decidimos darle alegría al abuelo, el abuelo sólo, el abuelo necio, EL ABUELO. Cómo todos los abuelos cree firmemente en su razón, hasta ahí podríamos pensar que es un abuelo como todos, pero no señores! Mi abuelo es “superman”, así suelen llamarle los que lo conocen, amables lectores imaginen por qué.
El punto es que superman no se queda callado y con tres botellas de Torres 5 vacías, pues menos. Mi abuelo habló, habló conmigo y rotundamente de su boca salieron las siguientes palabras: “mija no sirves para roquera, dedícate a otra cosa, por qué no cantas algo tropical, lo tuyo no es el rock, no es para ti. Si te digo esto es porque te quiero y como tu abuelo, quiero lo mejor para ti, pero de verdad mijita deja el rock”
¿Será que los borrachos y los niños dicen la verdad, será que mi abuelo no quiere ver a su antes dulce nieta, brincar y cantar en el escenario al ritmo de una música que no entiende? No lo sé, todas las casualidades de mi vida no siempre se corresponden. La mayoría me ha orillado a hacer y ser lo que soy, ya el tiempo se encargará de enfrentarme con la casualidad más grande de mi vida.
Por lo mientras chequen esta dirección en la que podrán encontrar un video de mi banda:

3 comentarios:

beno dijo...

dile a tu abuelito que no mame, que cómo se atreve a dejar tres botellas de Torres 5 Bacías, con Be de Baca Vurra!

sandy Palacios dijo...

hahahah, no soy perfecta. Gracias por la observación. Ya está arreglado.

la corregidora jaja dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.