miércoles, 25 de junio de 2008

El río no queda lejos


No se si eso es todo. Tengo la sensación de que ha sido tan fácil y espero, tensa, estresada, sigo esperando mientras mi cuerpo avanza. La sospecha de que algo va a pasar en cualquier momento no me abandona. La realidad es injusta lo sé, injusta para bien o para mal. He hecho algo malo y aún no me pasa nada, toda yo estoy bien, todo adentro está bien; creo que en el fondo sé que no fue malo ni bueno, fue justo, justo lo que necesitaba para seguir. Estoy viva no? puedo seguir. Ya casi llego. El río no queda lejos. Es cuestión de minutos. El río, el ruido, es todo tan confuso, el suelo. No, atrás no queda nada, no dejé que quedara, no podía. Sí, el agua fresca. Como cualquiera. Me comporto como cualquiera. Entro al agua, sonrío, rápido me sumerjo para ver cómo el agua se lleva la sangre de entre mis manos, para sentir que me lava, que me llena, que me voy. He decidido irme.

4 comentarios:

beno dijo...

la injusticia es sólo para mal

Maximus Guajolotus dijo...

ey, qué bueno que ya regresastes a escribir jejeje, oye a ver si luego te das una vuelta por mi bló spó y lo recomiendas entre tus cuates ¿no?
Cada vez se pone mejor.
Un abrazo

Óscar

Leo Ávila dijo...

Si estás bien, estoy bien.
¡Te quiero más!


AYALBW

Banjú -el memorioso- dijo...

wow. me gusta cuando tengo ke releer las cosas ^^

sì te visito!! sólo ke se me olvida poner commnt ^^; azu por uno ya haces berrinche :P